EL TRÁNSITO DE SAN JUAN DIEGO CUAUHTLATOATZIN.

Pbro. Marcos Rodríguez

Don Fernando de Alba Ixtlilxóchitl, nos dice que Juan Diego, después de 17 años de servir a la Señora del Cielo en la Primera Ermita del Tepeyac, murió en el año de 1548, a la sazón que murió el señor Obispo (Zumárraga).

A su tiempo le consoló mucho la Señora del Cielo, quien le vio y le dijo que ya era hora de que fuese a conseguir y gozar en el cielo cuanto le había prometido. También (como su tío Juan Bernardino) fue sepultado en el templo (la primera ermita). Andaba en los 74 años cuando murió . La Purísima, con su precioso hijo, llevó su alma a donde disfruta de la gloria celestial.
Confirmando lo anterior, escribió el P. Florencia: “Es tradición, que barriendo una vez la Iglesia, le habló la Señora desde su altar y le avisó la cercanía de su tránsito… y todo es creíble por las finesas y demostraciones de la Señora con él, y la devoción y puntualidad de Juan Diego de asistir a su Imagen y servirla en su Santa Casa”.
Más adelante afirma este autor: “se tiene por cosa constante entre los naturales habérseles aparecido y asistido a la cabecera la Santísima Virgen, a los dos, tío y sobrino, a la hora de la muerte, consolándolos para pasar con animoso aliento aquel decretorio trance”.
El Padre Anticoli en su “HISTORIA GUADALUPANA” señala que Fray Juan de Zumárraga murió el 3 de junio de 1548 y añade: “en el mismo mes y año murió Juan Diego a los 74 años de edad”.
Historiadores contemporáneos coinciden, que es probable que murió San Juan Diego Cuauhtlatoatzin, el 12 de junio de 1548.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.